ENVÍOS GRATUITOS: A PENÍNSULA A PARTIR DE 35€ DE COMPRA Y A EUROPA A PARTIR DE 100€

ENVÍOS GRATUITOS: A PENÍNSULA A PARTIR DE 35€ DE COMPRA Y A EUROPA A PARTIR DE 100€

Okoto

Etiopía Ethiopia

14,75

IVA incl. Bolsa de 250g.

Envío express 24h en Madrid

Envío gratuito península

Garantizamos 100% la frescura de tu café
en el momento de la entrega

🎵Acompaña tu café con música🎵

El café Okolo atesora una elocuente fragancia que penetra hasta el tuétano de los sentidos.

Un café idóneo para enriquecer nuestro día y declararnos amor propio.

Okoto es una muestra de la marcada personalidad de los insignes cafés de la región de Yirgacheffe.

Bien definido en su conjunto, en boca su cuerpo es medio alto y textura cremosa.

Crea una sensación a camino entre una infusión de hierbas y un licor.

Conviene saborearlo bien para impregnarnos de sus expresivas esencias, tras lo cual nos quedamos con un persistente retrogusto que alarga los intervalos de los sorbos.

Sugiere notas a ciruela, con base a uva pasa, cacao, naranja escarchada y tonos de canela. 

Resulta versátil a la hora de elaborarlo en diferentes cafeteras, puesto que se presta a la cafetera italiana, espresso, filtro y súper automática.  

 

Dega

2000 msnm

Etiopía

250g

+91

Natural

Dega

2000 msnm

Etiopía

250g

+91

Natural

Un café de la región de Yirgacheffe.

Yirgacheffe es parte de la región de Sidamo, origen de cafés excepcionales.

Gran parte de los cafés que se producen en Yirgacheffe son de proceso lavado, aunque también se producen algunos naturales.

Se trata de un café reconocido internacionalmente por lo que goza de categoría propia como especial dentro del comercio etíope.
Yirgacheffe es una pequeña ciudad de aproximadamente 20.000 habitantes situada en el centro de otras regiones productoras de Sidamo, entre las ciudades de Dilla y Agere Maryan.
Además de en este territorio, otras tres woredas o zonas producen café Yirgacheffe con perfiles de taza características: Wenago, Kochere y Gelana Abaya.

PERFILES DE LOS CAFÉS DE YIRGACHEFFE

Yirgacheffe es culturalmente y geográficamente similar a las áreas limítrofes de Sidamo, por lo que en su café se detectan similitudes con los mejores de Sidamo: sabores afrutados, brillante acidez y cuerpo sedoso.
Otras señas de identidad de los Yirgacheffe lavados son sus ligeras notas herbáceas, que en unión con el resto de características, ofrecen un completo y sabroso café.
Aún y así, este café es geneticamente superior, y es considerado uno de los mejores del mundo.
Se cultiva en altitudes entre los 2.000 y 2.500 metros y en taza resultan granos de sabor dulce, aroma a flores, sobre todo jazmín, fina acidez y buen cuerpo.
A pesar que los cafés lavados son los que llevaron a la fama a los cafés de la región, actualmente, se está potenciando la producción de cafés naturales para los mercados de cafés especiales.
En cuanto a los cafés Yirgacheffe naturales, a menudo mantienen un alto grado de acidez con notas afrutadas más suaves y en ocasiones frutos rojos.

En general, el café de Yirgacheffe se puede describir como un café de cuerpo medio y brillante con tonos florales en el aroma, un sabor intenso y complejo, una acidez que va desde media hasta fuerte, muy estimulante, un acabado lleno de aroma con un retrogusto bueno y prolongado”.

Okoto es un café de la variedad Dega

La variedad Dega recibe su nombre de un árbol autóctono de Etiopía, que cuando se quema su madera desprende un aroma similar al del café recién tostado.

Este varietal endémico etíope presenta gran fragancia en boca y una agradable acidez. La palabra “dega” significa “zona fría de las tierras altas”.

El café en Etiopía.

Etiopía es la cuna del café, el 5º país productor de café a nivel mundial y a día de hoy es conocido por producir algunos de los mejores cafés del mundo.

Hasta la fecha los científicos han reconocido 37 variedades de las cuales 34 son naturales. Cada variedad es específica y lleva el nombre de la zona en la que crece.

Aquí, los cafetos no han sido plantados, seleccionados o manipulados, simplemente nacen en el bosque como lo han hecho en los últimos 1.000 años.

Es decir, gracias al “gato de algalia”, las aves que se alimentan de las cerezas o a partir de los granos que caen al suelo.

Lo único que hacen los agricultores es quitar las malas hierbas una vez al año para facilitar la recolección de los granos y seleccionar los árboles a fin de lograr la sombra adecuada y que la luz solar sea la precisa para el cafeto.

Por lo general, el café en Etiopía es producido por pequeños caficultores.

Donde los miembros de la familia se encargan del cultivo y recolección de la cereza del café.

Cada caficultor crean sus plantas utilizando su propio “árbol madre”, que es aquel que existe en sus tierras o en un bosque cercano desde muchos años atrás.

Este carácter autóctono de las variedades etíopes unido al resto de factores que influyen en el cultivo del café (climatología, altura, características del suelo, etc.) hacen que encontremos notables diferencias de perfil sensorial entre los cafés etíopes de diferentes regiones e incluso dentro de una misma región.

En los cafés de Etiopía, la naturaleza demuestra que sólo la materia prima y un cuidado bastante racional puede tener como resultado algo único.

 

 

0
Carrito
Abrir chat
Hola 🖐🏻

¿En qué podemos ayudarte?