Proceso Lavado en el café

Proceso Lavado en el café

El proceso lavado del café, es probable que sea uno de los métodos pos cosecha más habituales en la  oferta de cafés especiales que encontramos en el mercado.

Es por ello que, en esta ocasión, en Cafés Guayacán hemos decidido hablar de un  proceso al que son sometidos los cafés arábicas y del que Colombia es el primer productor mundial.

El proceso lavado del café, también conocido como húmedo requiere de gran cantidad de agua. Este aspecto, unido a la creciente concienciación medioambiental, es lo que está llevando a cada vez más  caficultores a implantar prácticas que reduzcan el consumo de recursos naturales y el impacto al medio ambiente.

Hoy, es más habitual encontrar en la fincas de Colombia,  depósitos donde almacenar el agua de lluvias que se utilizará posteriormente para lavar el café. Además de filtros de agua, para retener aquellos contaminantes provenientes de este proceso, y así no contaminar los acuíferos o ríos.

¿Y en qué consiste el proceso lavado del café?

Bien. Una vez recolectada la cereza es llevada al beneficiadero donde los granos, en la maduración deseada, son separados de las hojas, palos, granos inmaduros y demás elementos no deseados que pudiera haber en el cesto.

Las cerezas, pasan por una máquina con  una serie de dientes  que la despulpa (separa la parte carnosa de la almendra interior).

Lo que nos queda es una almendra con una capa (babilla) suave al tacto y dulce en boca. Es con esta babilla, llamada mucílago, que se deja la almendra fermentar. Los tiempos de fermentación van a depender básicamente de dos cosas, la climatología y el perfil de taza que queremos que exprese el café. Lo habitual que encontramos son entre 18 y 30 horas de fermentación.

A continuación, es llevado a través de unos canales con agua, que serpentean, donde el mucílago es retirado y donde se eliminan aquellas almendras que son de segunda calidad (granos inmaduros o balsudos).

Llevada a cabo esta clasificación, la almendra es llevada a secar, para posteriormente ser empacada y trillada una vez se ha vendido el café.

¿Y qué nos aporta este café en taza?

Estos cafés se caracterizan por la suavidad de su taza. Sus características de aroma y sabor se distinguen por sus notas enzimáticas y de azúcar caramelizada. Presentan acidez cítrica y málica. Con cuerpo de ligero a medio, algunos llegan a ser más cremosos y dulces. Su sabor final es fino y delicado.

About the author

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*