Consumir café de tueste natural sí. Pero sólo de procesos controlados.

Consumir café de tueste natural sí. Pero sólo de procesos controlados.

Consumir café de tueste natural sí. Pero con matices importantes.

Puede que esta afirmación, leída así, pueda sorprender al lector. O más aún, hacer tambalear uno de los criterios que sigues a la hora de adquirir un café y que relacionas con la calidad.

Pues bien, vamos con la primera afirmación rotunda:

¿Recuerdas la de veces que te has dicho que el café natural es mejor que el torrefacto?

Un café de tueste natural no está relacionado ni con un café de calidad, ni con un café saludable.

Para calmarte un poco, te vamos a decir que hay un poquito de cierto pero solo un poco.

Pero antes de continuar vamos a decirte la otra:

La mayor parte de los cafés naturales que encuentras en el mercado son tan dañinos como puedan ser los torrefactos.

¿Queeeeeeé?

¿Entonces, en qué te tienes que fijar a la hora de adquirir café?

Antes de nada vamos a aclararte algunos términos que la industria tradicional del café ha trabajado dentro del marketing, confundiendo al consumidor.

¿Qué es un café torrefactado?

El hecho de tostar un café ya es torrefactarlo. Por tanto, todos los cafés que encuentras en el mercado son torrefactados.

¿Qué sucede en España?

España es diferente, y en el café también. Al hecho de añadir azúcar al café durante el proceso de tueste se le llama torrefactar.

¿Y natural?

En el mundo del café, cuando hablamos de proceso natural nos estamos refiriendo a un café que, en el origen, cuando se ha recolectado, se ha dejado secar con la pulpa (a diferencia del proceso lavado que es despulpado). Esto le da al café, por lo general, un sabor licoroso o vinoso.

En España, aquí también, el sentido es diferente, puesto que se relaciona el café natural con un café de mayor calidad (ahora sabes que eso no es así), puesto que no se le han añadido azúcares durante el tueste.

Y ahora nos explicamos.

En la actualidad, la mayor parte de los cafés que encuentras en el mercado, proceden de procesos no controlados donde además los granos contienen hongos, picaduras de insectos, contaminaciones por contacto con combustibles fósiles….
Esto provoca que el café verde (el estado en el que se encuentra antes de tostado), dañado e insalubre, contenga unos olores y sabores muy desagradables.
Pero hay que venderlo ¿qué se hace entonces? El grano se sobre tuesta (con o sin azúcar hasta carbonizarlo (de ahí ese sabor extremadamente amargo) eliminando así cualquier olor y sabor desagradable.
Ya tenemos un café con tueste natural (pero nada saludable).

Por eso, te sorprenderá encontrar en Cafés Guayacán un tueste más ligero y un sabor que en ,algunos casos, te pueda parecer diferente al que tienes asociado con el café.
El motivo es que al utilizar granos (que hemos analizado previamente en diferentes estados) que proceden de procesos controlados y carecen de defectos, desarrollamos durante el tueste el abanico de características organolépticas que porta el grano desde el origen. Respetando de esta manera su naturaleza. No ocultando sino dejando al descubierto sus sus atributos.

Por tanto, consumir café de tueste natural sí. Pero proveniente de procesos controlados y con un tueste que no haya destruido el grano.

De ahí que los cafés que ofrecemos en Guayacán, incluso de un mismo país de origen, te puedan saber diferentes.

About the author

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*