Agua mineral en la elaboración del café

Agua mineral en la elaboración del café

La selección de agua mineral en la elaboración de un café da un plus de calidad a la bebida.

Aquí te contamos como puedes mejorar el sabor de tu café de forma sencilla.

A pesar que los cafés especiales, presentan diferencias en fragancia, aroma y sabor,
no siempre estas características son percibidas por el consumidor, asociándose el consumo de estos cafés a paladares muy desarrollados.

Nuestra experiencia nos dice que un factor que incide de forma muy significativa en la expresión del café, es la selección del agua que se utiliza para su elaboración.

Según el tipo de agua que utilicemos en la elaboración, percibiremos de diferente forma la identidad del café.

Hay territorios donde el agua del grifo es agradable de beber, lo que no significa que lo sea para elaborar café.

Esto se debe a que los procesos a los que es sometida el agua en las estaciones de tratamiento de agua potable, y que varían durante el año según las circunstancias ambientales y climatológicas, originan un agua que puede alterar las características organolépticas del café.

Una opción que recomendamos a la hora de elaborar un buen café es utilizar agua mineral.

Su uso va a favorecer la expresión del café mostrando a nuestros sentidos un abanico más amplio de cualidades aromáticas y sápidas.

En el mercado hay una amplia gama de aguas minerales. Tenéis que fijaros en el manantial y en la mineralización.

El manantial va a ser una de nuestras referencias puesto que hay marcas que trabajan con diferentes manantiales, según la zona geográfica de comercialización.

Además, encontráis aguas de diferente mineralización:

-muy débil: hasta 50 mg/l de residuo seco.
-débil: hasta 500mg/l de residuo seco.
-media: de 500 a 1.500 mg/l de residuo seco.
-fuerte: más de 1.500 mg/l de residuo seco.

En unos etiquetados se va a hacer referencia al residuo seco y en otros a la conductividad. En definitiva, ambos términos se refieren a la cantidad de minerales totales presentes en el agua de forma natural.

Qué agua mineral seleccionar va a ser una cuestión de gustos pudiendo variar según el café que estemos utilizando.

Recordad que un agua de alta mineralización (más gorda) os va a proporcionar una bebida de café con más cuerpo y baja acidez.
Mientras que la baja mineralización (más fina) dará una bebida más ácida y de menor cuerpo.

¡¡Disfrutad de esa estupenda taza de café!!

About the author

Este post tiene un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*